adulto responsable

¿Cuándo conviene una compra de cartera?

Es una operación en la que un deudor obtiene un nuevo crédito con la finalidad de pagar uno o más créditos ya existentes.

En algunas ocasiones, las diferentes situaciones que debemos enfrentar hacen que las cuentas se desordenen, aparecen varios acreedores que alteran nuestro presupuesto mensual y parece que no hay salida alguna para poder ordenarlo.

Ahí es cuando la compra de cartera aparece como una de las formas de subsanar la situación, pero ¿sabe realmente qué es y qué debe considerar antes de tomar esa opción?

En primer lugar, debe saber que una compra de cartera es, en términos sencillos, una operación en la que un deudor obtiene un nuevo crédito con la finalidad de pagar uno o más créditos ya existentes en otras o en la misma institución financiera.

Los motivos para hacerlo son variados y personales, y pueden ir desde conseguir con un valor cuota más barato o cambiar de institución financiera.

¿En qué casos se debe considerar la compra de cartera?

  • 1. Si no puede pagar al día todas sus obligaciones o pronostica que no va a poder hacerlo y, por ello, requiere disminuir el valor de los pagos mensuales, aunque aumente el plazo para hacerlo.
  • 2. Si la oferta es realmente buena. Para determinar eso tiene que comparar. ¿Cómo? Sume el valor de los intereses que le faltan por pagar en la operación original y compárelo con todos los costos que deberá afrontar con la nueva operación, esto es: los intereses que pagará en el nuevo crédito, más los costos del prepago (comisión de prepago, intereses devengados a la fecha de prepago).
  • 3. Si trata cada crédito por separado. Puede ser que prepagar unos créditos sea negocio y otro no. Recuerde que si va en las últimas cuotas le quedan muy pocos intereses por pagar en ese crédito. Y si se renueva la deuda partirá de cero y volverá a pagar intereses.
  • 4. Si planifica muy bien. Comprar una cartera significa prepagar créditos para generar uno nuevo. Cada vez que prepaga asume costos. No puede tomarlo a la ligera. Es una decisión importante y normalmente no conviene hacer compras de cartera cada tres meses.

Recuerde que siempre debe cotizar, comprar y analizar su presupuesto antes de tomar una decisión.