niños y educ. financiera

Aprende a ahorrar

El Programa de Educación Financiera de la SBIF, te invita a aprender a ahorrar con estos sencillos tipos que te ayudarán a planificar tu presupuesto.

Alcanía con mensaje aprende a ahorrar

Uno de los problemas más habituales para enfrentar el tema del ahorro, es lograr encontrar la forma de ordenar los gastos para llegar a fin de mes con dinero suficiente como para poder destinarlo al ahorro.

Recordemos que el ahorro es la parte del ingreso que no se destina al gasto y que se reserva para necesidades futuras.

La clave del ahorro es la capacidad de juntar dinero de manera regular durante un período de tiempo y con un objetivo específico. Lo mejor es hacerlo a través de algún sistema provisto por una institución autorizada por la ley para captar dinero del público, tal como una cuenta o tarjeta de ahorros, un depósito a plazo o una cuenta de ahorro previsional voluntario, en caso de quienes trabajen. De esa manera se alejará la tentación de usarlo porque es fácil hacerlo si el dinero ahorrado está fácilmente accesible.

Así como un buen estado físico no se consigue yendo al gimnasio un solo día, el ahorro no se puede conseguir con un solo monto de dinero sino que lo importante es juntarlo de manera regular, es decir la misma cantidad todas las semanas o meses, durante un período de tiempo.

Lo interesante de juntar el dinero en una institución, como aconsejábamos antes, es que estos sistemas le pagan a quienes le entregan su dinero. Dicha ganancia se denomina rentabilidad y se expresa a través los intereses, los cuales varían dependiendo de sus características, tales como el plazo, el tipo de ahorro, el monto del ahorro y el tipo de moneda, entre otros.

Junto con eso y gracias al tiempo que se mantenga el dinero ahorrado, el ahorro recibe reajustes que permiten mantener el valor adquisitivo respecto de la inflación. Sin embargo, hay algunos instrumentos de ahorro que pueden generar comisiones que el depositante debe pagar. Como hay muchos sistemas de ahorro, se sugiere cotizar y comparar para hacerlo en la que sea más conveniente en cuanto a plazos, rentabilidad y forma de recuperar el dinero cuando se quiera retirar.

En resumen:

Los tips que te entregamos entonces de parte del Programa de Educación Financiera de la SBIF para el ahorro, son los siguientes:

  • La clave es juntar dinero de manera regular durante un período de tiempo y para un objetivo específico.
  • Hay que preferir ahorrar en una entidad, para evitar la tentación de tener los ahorros siempre a la mano y usarlos en cualquier ocasión.
  • Hay que cotizar los mejores programas de ahorro, que ofrezcan la mayor rentabilidad (intereses y reajustes) y los menores costos (comisiones).