pymes sanitas

Cómo utilizar el Leasing y Factoring

Ambos son alternativas de financiamiento que están a disposición de los emprendedores.

Si está empezando un emprendimiento o si ya lleva algún tiempo, seguramente a escuchado las palabras leasing y factoring pero no sabe bien de qué se trata o como contratarlos.

En primer lugar, el leasing es una alternativa de financiamiento que consiste en que la empresa de leasing compra bienes para arrendárselos con opción de compra a la empresa que pidió el financiamiento. Estos bienes pueden ser aquellos que la empresa posee y los vende al Leasing para acceder a financiamiento, es decir, obtiene dinero de vender sus propios bienes y pagarlos en cuotas (arriendo) con una opción de compra.

En el leasing, los contratos deben tener una duración mínima de un año para bienes muebles durables (automóviles, computadores, equipos de comunicación etc.) y de 5 años para bienes de capital (bienes raíces, maquinaria, etc.) y sólo pueden terminarse anticipadamente si ambas partes están de acuerdo y ha pasado más del 50% del plazo del contrato.

Considere la suma de las cuotas pactadas en el arriendo más la opción de compra para evaluar el dinero que va a gastar en este tipo de operaciones. Si compara el valor de esa suma con el valor del bien considerado por la empresa de Leasing podrá conocer los costos asociados a esta operación. Siempre considere que las empresas de Leasing que no sean filiales bancarias (no pertenezcan a un banco) no están bajo la fiscalización de esta Superintendencia.

En el caso del factoring o factoraje, aunque también es una alternativa de financiamiento, esta consiste en un contrato donde la empresa usuaria encomienda el cobro de sus créditos con clientes a una empresa especializada, la compañía de Factoring.

Este tipo de operaciones puede comprender un anticipo de dinero sobre los créditos a cobrar y solo pueden incluirse créditos originados en la venta de bienes o prestación de servicios no financieros.

Además, la empresa de Factoring puede asesorar a la empresa en materias financieras y legales siempre que no signifique asumir decisiones comerciales.

Recuerde que, al igual que las empresas de leasing, si la empresa de Factoring que no es filial de algún banco, no están bajo la fiscalización de esta Superintendencia.