pymes sanitas

Líneas de créditos asociadas a cuentas corrientes

Las líneas de crédito o sobregiros en una cuenta corriente bancaria es un monto disponible en la cuenta para cubrir giros o retiros de dinero efectuados sin que existan fondos disponibles.

Muchas veces, cuando una persona tiene una idea y quiere iniciar un emprendimiento, recurre a la utilización de una cuenta corriente. Si es su caso o si está pensando en hacerlo, queremos entregarle algunos consejos que debe considerar, especialmente si tienes dos líneas de crédito asociadas.

Lo primero que debe considerar es que las líneas de crédito o sobregiros en una cuenta corriente bancaria es un monto disponible en la cuenta y que permiten cubrir todos aquellos giros o retiros de dinero efectuados en la cuenta sin que existan fondos disponibles, constituyendo, por lo tanto, créditos que el banco concede al cliente.

Sin embargo, estos sobregiros pueden obedecer a una modalidad de crédito previamente acordada con el titular de la cuenta corriente (sobregiros pactados), o bien, pueden originarse por una contingencia o una operación especial y por la sola voluntad del Banco (sobregiro sin pacto previo).

En el caso de estos últimos, son de carácter voluntario, es decir, los titulares de una cuenta corriente NO están obligados a contratarla. Quien contrate un sobregiro sin pacto previo debe tener muy claro las operaciones mediante las que se puede generar el sobregiro no pactado, ya que éstas pueden ser muy diversas tales como cobro de cheques, comisiones de la cuenta corriente, giros de cajeros automáticos, etc. Y dependen de la institución con la cual se contraten.

En cualquier caso, debe saber que las instituciones podrán cobrar comisiones por la contratación y uso de este producto. Se deberán pagar impuestos asociados al uso de la línea. Se cobrarán intereses de acuerdo al monto y tiempo que se utilicen los recursos, a partir del momento en que efectivamente se produce el sobregiro.